Evento Vascular Cerebral: ¿Qué es y cuáles son los síntomas?

El Evento Vascular Cerebral o mejor conocido como EVC es una enfermedad neurológica que representa un gran daño a la población mexicana. Esta enfermedad ocurre cuando un vaso sanguíneo dentro…

El Evento Vascular Cerebral o mejor conocido como EVC es una enfermedad neurológica que representa un gran daño a la población mexicana. Esta enfermedad ocurre cuando un vaso sanguíneo dentro del cerebro se obstruye o sufre una pérdida de sangre debido a la ruptura del mismo. Al ser una enfermedad que afecta al cerebro se traduce en una emergencia que debe de atenderse inmediatamente para disminuir las secuelas neurológicas que pueden ocurrir.

 

Hay tres tipos de eventos vasculares cerebrales, sin embargo a la agrupación de estas enfermedades se les llama EVC, como se mencionó anteriormente o Ictus. Los tres tipos son los siguientes:

  • Hemorrágico: es cuando algún vaso sanguíneo se rompe por alguna razón y ocasiona un derrame de sangre dentro del cráneo.
  • Trombótico: ocurre cuando hay una obstrucción dentro de algún vaso sanguíneo por la formación de un coágulo que se forma dentro del mismo. Esto ocurre debido al depósito de placas de grasa dentro de las paredes de los vasos, a esta condición se le conoce como ateroesclerosis, esta condición se conoce comúnmente dentro de los vasos del corazón, sin embargo es importante saber que puede ocurrir dentro de cualquier vaso del cuerpo.
  • Embólico: ocurre cuando un coágulo se desprende de otra parte del cuerpo y viaja hasta la circulación del cerebro, la cual ocasiona la obstrucción del flujo sanguíneo dependiendo del vaso que se encuentre obstruyendo. A esto se le llama embolia.

 

Como se menciona anteriormente, esta enfermedad puede ser muy grave y si no se atiende a tiempo puede haber secuelas neurológicas o incluso puede llegar a la muerte. Es por esta razón que lo más importante es la prevención y la sensibilización de los signos de alerta para acudir a urgencias en cuanto se detecte a alguien que los está presentando.

 

Al igual que en todas las enfermedades, existen factores de riesgo que aumentan las probabilidades de presentar un EVC, tales como:

  • Antecedente de hipertensión arterial
  • Antecedentes de infartos cardiacos, insuficiencia cardiaca o arritmias
  • Antecedentes de diabetes descontrolada
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertrigliceridemia
  • Sobrepeso y obesidad
  • Sedentarismo
  • Consumo de sustancias nocivas

 

Los síntomas de esta enfermedad son muy característicos y es importante que la población los reconozca para poder actuar en el momento y salvar la vida de alguien. Se debe de tener presente que no es necesario presentar todos para acudir al médico, con que se presente uno de ellos se puede sospechar de la presencia de un EVC y amerita una revisión por el departamento de urgencias y de un especialista en neurología. Los signos de alerta son los siguientes:

  • Parálisis facial: esta parálisis se puede presentar como un entumecimiento de una parte de la cara, puede ser de la mitad o de un cuarto de la misma. En algunas ocasiones semeja como si se cayera la cara o como si se “escurriera”.
  • Parálisis del brazo: aparece de forma súbita y generalmente se refiere como un impedimento para poder levantar uno o los dos brazos.
  • Dificultad para hablar: se dice que de manera repentina las personas afectadas empiezan a hablar como si “estuvieran borrachos” o dicen palabras y frases sin sentido.

 

Hay otros signos que pueden aparecer que son menos característicos y específicos pero pueden ser sugestivos de un ictus.

  • Dolor de cabeza: este dolor debe de ser muy intenso, de aparición súbita y sin causa aparente.
  • Disminución de la agudeza visual: ocurre repentinamente y puede ser de uno o de ambos ojos.
  • Mareo y vómito: mareos bruscos y súbitos, a veces acompañados con vómito en proyectil, esto quiere decir que la persona no se arquea para vomitar.

 

Se debe de tener muy en cuenta que estos signos pueden aparecer y durar unos minutos o permanecer por más tiempo dependiendo de la gravedad. Entre más tiempo se tome en recibir atención médica, mayor va siendo el daño, cada minuto que el cerebro no recibe irrigación sanguínea representa un gran número de neuronas perdidas. Es por esto que se insiste en la valoración inmediata de estos pacientes.

 

En algunos casos los pacientes presentan secuelas debido a las neuronas que perdieron durante el ataque, estos pueden ser leves o muy graves dependiendo del ataque. Generalmente presentan parálisis, problemas para hablar o expresarse, problemas para moverse y problemas de razonamiento. Estas secuelas, como ya lo mencionamos, dependen de la gravedad del ictus y de la localización o sección afectada. Estos pacientes deben de recibir costosas terapias de rehabilitación por mucho tiempo para mejorar los síntomas.

 

Para disminuir los factores de riesgo se aconseja llevar un estilo de vida saludable. Algunas recomendaciones son:

  • Evitar comidas copiosas y grasosas
  • Dieta balanceada para evitar problemas de sobrepeso
  • Si se tiene alguna enfermedad como diabetes o hipertensión se debe de tener mucha disciplina para llegar a cifras metas y tener la enfermedad bajo control
  • Hacer ejercicio regularmente

Tenga muy en cuenta que al saber esta información puede ayudar a salvar la vida de alguien.

 

Referencia:

Enfermedad Vascular Cerebral, INNN. Gobierno de la Ciudad de México. Consultado el 17/11/2018. Disponible en: http://www.innn.salud.gob.mx/interna/medica/padecimientos/evascularcerebral.html

 

Accidente cerebrovascular. Clínica Universidad de Navarra. Consultado el 17/11/2018. Disponible en: https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/ictus

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Bitnami